Para comprar el libro MUSICA DEL PUEBLO PUEBLO de ALBERTO BURGOS HERRERA, puedes comunicarte con el autor al teléfono (57) (4) 332 4652 de Envigado, Antioquia, Colombia o al correo electrónico: albertoburgosh@hotmail.com

martes, 14 de diciembre de 2010

LOS COYOTES



Biografía de Los Coyotes:

A Luis Ángel Ramírez Saldarriaga poca gente lo conoce; pero si decimos que ese es el nombre de pila de El Caballero Gaucho, todos identificamos plenamente al personaje.

Luis Ángel nació en la ciudad de Pereira el 1° de junio de 1917 y es primo de otra gran figura de la canción colombiana, el cantante, guitarrista y compositor Luis Bernardo Saldarriaga, inte­grante eterno del famoso dueto Los Pamperos.

En la década de los años cuarenta, Mario Arango era el dueño de La Voz de Pereira, tenía una fábrica llamada Discos Marango y descubrió a El Caballero Gaucho, pero por pura ca­sualidad. Luis Ángel era carpintero y en ese tiempo Mario Arango quería arreglar unos muebles; los llevó a la ebanistería donde trabajaba nuestro personaje, quien se puso a cantar mientras el señor Arango negociaba con el dueño; y fue tanta la impresión que su voz causó en el visitante que éste le preguntó:

-Jovencito; ¿usted canta profesionalmente?

-No señor, yo qué voy a cantar.

-¿Quisiera cantar en mi emisora?

Al día siguiente Luis Ángel Ramírez tenía su primer contrato para cantar en emisoras locales.

Allá en La Voz de Pereira lo bautizaron El Caballero Gaucho, tal vez por su forma de interpretar el tango criollo, del cual se le ha considerado máxima figura.

En 1958 hizo sus primeras producciones discográficas; vinie­ron las giras, los contratos y hasta el dinero y El Caballero Gaucho se transformó en el compañero de bohemia de nuestro pueblo colombiano.

Éxitos grandes de El Caballero Gaucho han sido melodías conocidas como Viejo farol, Mis dos amigos, Madre, Rebel­día, China hereje, Tabernero amigo, Viejo juguete, Vamos jugando iguales y muchos otros.


A finales de la década de los sesenta, ya existían en el medio artístico el original y famoso dueto de Los Pamperos, integrado en aquella época por la primera voz de Luis Carlos Murillo (q.e.p.d.) y la segunda voz del Luis Bernardo Saldarriaga (q.e.p.d.).

De este famoso dueto de Los Pamperos, paradójicamente nació el dueto de Los Coyotes. En 1967, en el mes de junio, si la memoria no nos falla, se presentó un distanciamiento entre los originales Pamperos, que en esa fecha, ingresaban a los estudios de grabación de DISCOS FUENTES (Medellín) para preparar un nuevo álbum.

La "rabieta" fue iniciada por Luis Bernardo Saldarriaga. Entonces, en el estudio se le ocurrió la brillante idea a don Antonio Fuentes, de llamar a Luis Ángel Ramírez "El Caballero Gaucho", para que ocupara el sitio de la segunda voz. Luis Ángel, por esa época, también estaba en los preparativos de una nueva producción musical.

El señor Fuentes, para no desvirtuar el sonido original del dueto Los Pamperos, decidió conformar el dueto de Luis Carlos Murillo con El Caballero Gaucho y de  bautizar a este naciente dueto como Los Coyotes.

Como dato curioso, los primeros sencillos que grabaron, en el mes de junio de 1967, los nacientes Coyotes para Discos Fuentes fueron las rancheras "Dios te pague" de los compositores Luis Vélez y Luis Alfonso ]aramillo, y un segundo tema "Sirva trago" de la autoría de Luis Carlos Murillo, quien en Los Coyotes continúo con su papel de primera voz.

Los Coyotes tuvieron una vida activa como artistas de Discos Fuentes por espacio de unos diez años, tiempo en el cual grabaron para el sello amarillo unas 150 obras de diferentes compositores.

En estos diez años de actividad artística impusieron éxitos como "Iré contigo", "La tusa", "Jugaste a dos cartas" y "Cinco centavitos" del recordado compositor Héctor Ulloa, el famoso actor de televisión Don Chinche, quien por esa época de los años sesenta, hacía parte del staff de empleados de Discos Fuentes, compañía en la que se desempeñaba como director artístico.

También se destacan temas como "A nada temo" y "El jinete perdido", obras que son clásicos de la música popular y que viven en los traganíqueles de muchas regiones del país.

Este dueto así conformado grabó muchas canciones mexicanas al estilo antioqueño, como los boleros madre del corazon, ire contigo y no se si te odio (Boleros que también grabaron Los Pamperos); las rancheras Ingrata, Mientras tuve dinero, Pura vengan­za, Pero bien borracho, Maldito retrato y Jinete perdido y los corridos Adiós vida mía y Sombra fatal; pero sin duda alguna, la melodía que los inmortalizó, la que todavía hoy se sigue escuchando en sus voces, es la ranchera La tusa, versión antológica de la música de carrilera y bien guasca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada