Para comprar el libro MUSICA DEL PUEBLO PUEBLO de ALBERTO BURGOS HERRERA, puedes comunicarte con el autor al teléfono (57) (4) 332 4652 de Envigado, Antioquia, Colombia o al correo electrónico: albertoburgosh@hotmail.com

miércoles, 15 de diciembre de 2010

LOS CUYITOS


Biografía de Los Cuyitos:

Los Trovadores de Cuyo era un grupo argentino dirigido por el músico y cantante Hilario Cuadros, que tuvo y tiene mucha acep­tación dentro de la población trabajadora y campesina de Antioquia, de casi toda Colombia y de Latinoamérica. Esta agrupación grabó muchas canciones del folclor argentino, chileno, ecuatoriano y co­lombiano y sus melodías lloronas pegaron muy fuerte a todo nues­tro pueblo y hasta al hombre ciudadano. Era tanta la aceptación que tenía este conjunto que en ciudades como Medellín, Manizales, Pereira, Armenia y Bogotá siempre hubo algún bar que se llamó Los Cuyos y donde la rocola sólo exhibía discos y música de Los Trovadores de Cuyo.

En vista del apogeo que tenía este conjunto gaucho que per­tenecía en nuestro medio a la casa grabadora Codiscos, la disquera Metrópoli se inventó un grupo local para hacerle contrapeso a los verdaderos Cuyos argentinos y lo llamó Los Cuyitos, que canta­ban todo el repertorio de los auténticos Cuyos, lo hacían muy pa­recido y además no había que pagarles regalías.

Esto sucedió aproximadamente en 1950 y el conjunto fue constituido así:

Luis Eduardo Urrego: primera voz.

José Libardo Parra Zapata: segunda voz.

Natanael "Tanané" Álvarez: guitarrista puntero o acompa­ñante.

Arcesio Salazar: guitarrista puntero o acompañante.

El director de este grupo era Luis Eduardo Urrego, pero quien daba la identidad al conjunto con su segunda voz era José Libardo Parra Zapata, hombre nacido en Concordia y fallecido en acci­dente de tránsito ocurrido el 12 de abril de 1975 en la curva de Fabricato, en la ciudad de Bello, después de haber dado una se­renata y a la edad de cuarenta y ocho años.

Los Cuyitos en ese entonces era un grupo de grabación y no de presentaciones; como dije anteriormente, grababan en la disquera Metrópoli y todo fue hecho pensando en Los Trovadores de Cuyo, imitándolos, para que la casa grabadora entrara en el negocio de las ventas; y a fe que lo lograron porque Los Cuyitos en nuestra área campesina, vendieron tanto o más que los propios Trovadores de Cuyo.

Los Cuyitos sólo actuaron en reuniones familiares, ya que en aquel tiempo poco se usaban las presentaciones personales y me­nos de este tipo de música, pues no había ningún crédito para este estilo, para esta forma de cantar que a muchos intérpretes avergonzaba. Incluso José Libardo Parra pertenecía al Trío Los Luce­ros y Luis Eduardo Urrego actuaba con el Trío Los Hidalgos y con éstos sí había muchas serenatas, presentaciones en estaderos y también en emisoras; pero el tipo de música de Los Cuyitos era tenido como música guasca, campesina y montañera y cantarla en ese entonces era un descrédito.

Los Cuyitos eran entonces los ídolos de la población campe­sina y sus presentaciones particulares fueron remuneradas de dife­rentes formas; llegaron incluso a ofrecerles terrenos en el sector medellinense de Laureles a cambio de su música guasca y campe­sina; pero sus integrantes tenían otra filosofía y para ellos no bas­taba el dinero y mucho menos otros ofrecimientos.

Casi todas las grabaciones de Los Cuyitos ya habían apareci­do en el mercado latinoamericano por Los Trovadores de Cuyo, pero hicieron algunas de la autoría de Luis Eduardo Urrego. Algu­nos éxitos que impusieron Los Cuyitos de aquel tiempo fueron Flor de lodo, Quejas, Yo soy aquel, La tirana, En mi sole­dad, Solo en la vida, Sufro y tú lo sabes, Llorando estoy, Los huerfanitos, El alma en los labios, Dónde andará, Resigna­ción, La llorona, Imagen del trovero, El cantar del Inca, Sin un querer, Desde el abismo, Eterna tristeza, Oye mi amor, Cobardía, Pastorcita serrana, Recordando el pasado y Como se adora el sol.

En 1972 uno de los técnicos de grabación de Discos Fuentes, fue hasta el Bar Primero de Mayo, sitio de reunión de músicos, duetos y tríos, a buscar a José Libardo Parra, ya que la casa gra­badora Fuentes quería revivir en su sello la música de Los Trova­dores de Cuyo; y Libardo le dijo:

-Yo ahora tengo el dueto, pero no con Luis Eduardo; ahora lo tengo con mi hijo que es quien hace la primera voz.

-Bueno y ¿por qué no lo escuchamos?

Cuando este señor que se llamaba Jaime Rincón, escuchó este dueto, dijo:

—Estos son los que yo andaba buscando; armen bien el grupo y cuando esté listo Fuentes los está esperando.

Ensayaron bastante y la segunda etapa del conjunto se hizo con:

Libardo Antonio Parra Urrego: primera voz.

José Libardo Parra Zapata (padre de Libardo Antonio): se­gunda voz.

Gustavo Urrego: guitarrista puntero o acompañante.

Miguel Ángel Nova: guitarrista acompañante.

Arcesio Salazar: guitarrista puntero.

Jesús Vanegas: bajo.

Ellos grabaron canciones como los pasillos Resignación, Tristeza, Anhelo morir, El rosal, Oye mi amor, Brindis de olvido, No me recuerdes, Las campanas del rosario, Angus­tia y Cenizas de mi madre; los valses Sólo para ti, Sin un querer, A mi madre, Desde el abismo, Cobardía e Imagen del trovero; la zamba Palomita, y la chacarera Pastorcita serrana; varios de ellos de la autoría de Carlos Washington Andrade.

Este segundo grupo de Los Cuyitos tampoco hizo presenta­ciones personales, ya que José Libardo Parra poca atención le prestó a esto y más bien seguía dando serenatas con su Trío Los Luceros. En esta segunda época Los Cuyitos grabaron casi cien melodías; y no volvieron a hacerlo, porque pidieron un aumento en Discos Fuentes y no se los dieron; conste que sólo les pagaban doscientos pesos por disco.

La música de Los Cuyitos cruzó las fronteras, fue a otros países, pero el beneficio económico quedó en su totalidad para la casa grabadora. En cierta ocasión, estando José Libardo en Esta­dos Unidos, formó un dueto en esa nación; los contrataron para tocar en una casa de familia y cuando en medio de la fiesta llega­ron al primer descanso, dijo el dueño de la casa, quien no los conocía:

-Pongamos un disquito mientras los muchachos descansan.

Como algo muy curioso, ese "disquito" era de larga duración y grabado por Los Cuyitos.

Cuenta también José Libardo que mientras lavaba platos en Nueva York, sus discos, grabados con Los Cuyitos, eran exhibi­dos en las vitrinas de las discotiendas de la "Capital del mundo".

El grupo de Los Cuyitos, ahora manejado por Antonio Parra, cuenta además con Gildardo Obando, Carlos Gaviria, Aníbal Ramírez "Pistola" y Fabián González. Antonio Parra fue además vocalista de un grupo dirigido por el músico y cantante Óscar Velásquez llamado Los Auténticos del Son y con éste grabó cua­tro discos de larga duración para la Casa Victoria.

8 comentarios:

  1. quisiera saber como contactarlos. porque quisiera hablar con ustedes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EN ESTE VIDEO COMO EN LA MITAD LOS CUYITOS DAN SU NUMERO DE CONTACTO:
      http://www.youtube.com/watch?v=09OyStLbiJk

      Eliminar
  2. Me encanta esta página. No sabía que eran músicos antioqueños. Bien por ellos. No demeritan frente a Los Cuyos. Bajaré lo que pueda de you sobre los cantantes que presentan. Felicitaciones por la forma como describen la historia del grupo.

    ResponderEliminar
  3. Que rico, he llegado aquí armando el árbol genealógico de mi familia, en una conversación con mi madre Blanca Elvia Urrego, prima de Luis Eduardo Urrego, contando anecdotas de la época y de las serenatas que daban, junto con el abuelo Candido Urrego, que les enseñó a tocar.
    Gracias por esta biografía tan hermosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wou, yo estaba buscando justamente la voz en vida de mi abuelo y me tope con esto

      Eliminar
    2. Wou, yo estaba buscando justamente la voz en vida de mi abuelo y me tope con esto

      Eliminar
  4. hola me gustaría saber si tienen el tema musical traición gracias llevo rato buscándolo pero no lo he podido hallarlo

    ResponderEliminar
  5. Cuyo es una regiòn de argentina, (San Luis, Mendoza y San Juan), los Trovadores de cuyo, siguen renovados y tocando cuecas, gatos y tonadas siguiendo la tradiciòn de Hilario Cuadros...

    ResponderEliminar