Para comprar el libro MUSICA DEL PUEBLO PUEBLO de ALBERTO BURGOS HERRERA, puedes comunicarte con el autor al teléfono (57) (4) 332 4652 de Envigado, Antioquia, Colombia o al correo electrónico: albertoburgosh@hotmail.com

viernes, 17 de diciembre de 2010

LOS DIABLOS

 
Biografía de Los Diablos:
 
Gilberto Cano Blandón nació en el barrio El Guayabo de la ciudad de Itagüí, el 17 de enero de 1927. .Desde niño se dedicó a cantar y a tocar maracas; pero cierto, día, en una fiesta se encontró con el acordeonero Maximiliano Ardua y el guitarrista Hernando Mejía... y decidieron ensayar; montaron algunas can­ciones, casi todas de carácter alegre y de esta manera se convir­tieron en los animadores de paseos, bailes y reuniones que se ha­cían en aquel sector de Itagüí. Se llamaron Conjunto Unión y únicamente tocaban por divertirse, hasta que en una fiesta un se­ñor de nombre Rafael Valencia, les propuso grabar en Discos Ondina.

Con mucha dificultad, debido a la falta de experiencia, logra­ron grabar el merengue criollo El diablo y la ranchera La culpa­ble, el primero de ellos se convirtió inmediatamente en éxito de carácter nacional y pasó a ser antológico dentro de la música parrandera paisa.

Desde ese momento se llamaron Los Diablos y casi inmedia­tamente comenzaron a producir éxitos parranderos como: El co­nejo, El oso, Movamos la cadera, La papaya, La bruja, El tiqui tiqui, El chofer enamorado y El mico entre otros. Pero también Los Diablos hicieron música de la que la gente llama de carrilera y de ellos son los títulos: Todo un hombre, Vísperas de madre, Amor maternal y el gran éxito La culpable.

Los Diablos, que grabaron con la colaboración del maestro Luis Eduardo Gutiérrez, fueron unos bohemios totales, que disfru­taron la vida, que tomaron la música como complemento del jol­gorio y jamás la sintieron como negocio. Con su merengue El diablo, una empresa decente los hubiera vuelto ricos, pero ellos nunca lo visualizaron así.

Hernando y Maximiliano ya fallecieron, pero Gilberto sigue viviendo en el barrio El Guayabo, ya no tan disipado como antes y por el contrario, ahora es un ejemplo de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada